Rosario López: “La hostelería es un mundo en el que tienes que tener conocimiento de muchas cosas”

Cuando Rosa López se quedaba al cargo de sus hermanos mientras su padre trabajaba en la mina y su madre con el ganado y la huerta, era tan pequeña que le tenían que dejar un banquito para que alcanzara a remover la comida. En aquellos tiempos, no hace tanto, era habitual que las hermanas mayores criaran a sus hermanos pequeños. O que a los nueve años ya estuviera trabajando en un restaurante ayudando en la cocina. No lo recuerda con tristeza ni melancolía. Al contrario, disfrutaba aprendiendo y ayudando, sorprendiendo a los adultos con su maña para asar la carne, limpiar las truchas o hacer flanes. “Tenemos que dejar a los niños que aprendan cosas porque te da el valor de tirar para adelante, de no temer hacerlo mal sino de saber que se puede repetir y hacerlo mejor”, nos explica Rosa, nacida en Las Mestas (Cangas del Narcea). Su vida es el ejemplo del autoaprendizaje continuo, de no temer a emprender nuevos proyectos incluso cuando el entorno te desincentivan, como cuando el alcalde de Canero le dijo que empezara a tomar valium si pensaba realmente poner en marcha su hotel. Hace 17 años Rosa y su marido compraron la antigua casa de postas de Canero, situado junto a la preciosa playa de la Cueva, un lugar al que durante décadas llegaba la mercancía por mar, donde se realizaba compra-venta de ganado, hospedaje, intercambio de paquetería…. Un enclave colindante con Lucrar que sigue siendo estratégico para el peregrinaje al encontrarse en el camino de Santiago o para los pescaderos de salmones y trucha que observan desde su comedor el río...

“Muchos dolores tienen un origen psicológico”

Vídeo, texto y fotos: Patricia Simón @patriciasimon (Taramundi, Asturias) Edición vídeo: Manuel García Postigo  Asturias es la región más envejecida y con menor crecimiento de población del Estado español, un 1,1% entre el censo de 2001 y el de 2011. Con poco más de un millón de habitantes, de los diez municipios españoles que más población han perdido en este mismo periodo, 7 son asturianos. La extinción de la industria y la minería, la devaluación de las explotaciones ganaderas de pequeñas dimensiones, la dispersión poblacional en pequeñas aldeas que se ha ido trasladando al triángulo conformado por Avilés, Oviedo y Gijón, la estacionalidad turística, así como la falta de un tejido empresarial capaz de emplear a la población joven mas formada, han desembocado además en la emigración de una parte importante de la juventud asturiana. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas de 2014, ya son más de 17.000 los jóvenes asturianos (menores de 29 años) que han emigrado al extranjero, un 12% frente al 4,3% de media en el Estado español. La mayoría de las familias de esta región asumen que si sus hijos adquieren una formación universitaria, tendrán que marcharse para ejercerla. La mayoría de los pueblos asturianos son pequeñas aldeas con menos de 1.000 habitantes por lo que el retorno a éstos como alternativa a la carestía del coste de la vida en las ciudades, el alto desempleo y la falta de redes familiares de apoyo sigue siendo excepcional por la falta de oportunidades laborales. Pese a ello, hay quien se decide a dar el paso, como Verónica Rodríguez Villar. Fisioterapeuta, antes de volver a su pueblo, vivió...
Pilar Quintana: mujer, artesana y empresaria contra viento y marea

Pilar Quintana: mujer, artesana y empresaria contra viento y marea

Texto y realización vídeo: Patricia Simón @patriciasimon Edición vídeo: Manuel García Postigo Pilar nació mujer, en una familia pobre y en un pueblo perdido en una comunidad autónoma remota, pequeña y olvidada. Pilar también nació artesana, con un deje dulce y tímido al hablar, pero también con la necesaria terquedad para defender sus conocimientos, pasiones y vocaciones ante los que no sabían apreciar el valor de sus creaciones o su altura de miras para ver negocios, arte y belleza donde otros todavía sólo veían pueblo y campo. Eran los años 80 y el concepto de “turismo rural” apenas empezaba a sonar, pero sobre todo, la Historia de nuestro país, profundamente centralista y despreciativo con el mundo rural, no permitía a los habitantes de verdaderos paraísos naturales como Taramundi (Asturias), apreciar el patrimonio en el que vivían y mucho menos esperar que los urbanitas tuvieran el menor interés por dejar atrás sus ciudades y perderse en casas sencillas perdidas entre montes y vacas. Gracias a un viaje a la zona rural francesa organizado por el gobierno del Principado de Asturias, Pilar pudo constatar in situ que nuestros vecinos pagaban por vivir unos días en casas como la suya y la idea ya no se le iría nunca de la cabeza. Aunque algunos en su entorno no dejaran de acusarla de albergar demasiados pájaros en ella. La contundencia de los maderos del telar, los fuertes golpes que marcan el avance de la tarea, los brazos y piernas de Pilar  efectuando una danza en torno a unos hilos… La sala diáfana albergando el mundo de Pilar: telares, máquinas de coser, cerámicas, pinturas, mermeladas… No quería más espacios...

Inicio

“Se ha quitado importancia a la alimentación adrede. Ahora todo es cuanto más rápido y barato, mejor” Eva Tordesillas es licenciada en biología, originaria de Santander y de una familia urbanita. Pero ahora también es propietaria de una huerta ecológica en Ampuero. Junto a su pareja dio el paso de trasladarse al medio rural por el difícil panorama laboral, pero también por una profundo compromiso con la preservación del medio ambiente, los usos tradicionales del campesinado y la conservación de las especies autóctonas. Seguir leyendo. “Pones la televisión y lo que ves es un mundo que sólo existe en el medio urbano” María José es licenciada en turismo y educación especial. Se dedica a su huerta y panadería ecológicas, a coordinar un banco de semillas autóctonas, a gestionar un albergue así como a dinamizar la Universidad Rural Paulo Freire de Amayuelas, un municipio que desarrolla un revolucionario proyecto ecológico. Seguir leyendo. “No es fácil emigrar ni emprender, pero no es imposible” Nieves Tamés es hija de emigrantes españoles que se fueron a Venezuela en los años 60. Ahora ha sido ella la que ha migrado a España para abrirse nuevos horizontes. Se encontró con la barrera de la desconfianza por ser extranjera, mujer y joven. Le sorprendió el carácter cerrado y frío, cuando ella, por origen y formación, se sentía más cercana a la cultura española que a la Venezolana. Lo que Benedetti llamó el “desexilio“, el terminar no sintiéndose ni de aquí ni de allá. Seguir leyendo.   “Mis pollos no están hechos para alimentar este sistema, sino para combatirlo” “Hay una cosa que me machaca todos los días y es intentar no...