Ser emprendedora del medio rural en la Universidad

Las mujeres que ahora rondamos la treintena crecimos asimilando por los medios de comunicación que en las series de televisión como Padre de Familia las personas de los pueblos éramos las chachas -lo de trabajadoras domésticas llegó después, aunque la precariedad y el ninguneo sigan siendo el mismo-; que los No madrileños podíamos aspirar a ser los becarios, como en Periodistas, y que había que irse a las ciudades, borrar la vergüenza de nuestros acentos y licenciarnos en alguna carrera universitaria para SER lo que merece la pena ser, lo admirable, lo valioso, lo enriquecedor para la sociedad. Rondaba la década de los 90 y la vida en los pueblos aparecía retratado en los informativos como la nota de color, lo costumbrista, los restos de una época pasada que sobrevivía como si de las reservas indias en los Estados Unidos se tratase. Pese a ello, la mayoría de la ciudadanía del Estado español seguía viviendo en pueblos, yendo a las escuelas en los pueblos, trabajando en los pueblos, ganándose la vida en los pueblos. Los que vivíamos en zonas turísticas veíamos llegar a “los madrileños” en verano, reconociéndoles al instante –también nosotros cargados de prejuicios– por su agresiva conducción. Los comercios, los restaurantes, todo el pueblo se acicalaba para servirles con la mejor de sus caras mientras escuchábamos cómo envidiaban nuestros paisajes pero se preguntaban sin pudor a ser escuchados cómo podíamos vivir allí, sin cines, sin teatros, sin museos, sin todo eso que se supone que hace que la vida MEREZCA ser vivida, como si todo el mundo en las ciudades estuviera todo el día en el cine, en...
Pilar Quintana: mujer, artesana y empresaria contra viento y marea

Pilar Quintana: mujer, artesana y empresaria contra viento y marea

Texto y realización vídeo: Patricia Simón @patriciasimon Edición vídeo: Manuel García Postigo Pilar nació mujer, en una familia pobre y en un pueblo perdido en una comunidad autónoma remota, pequeña y olvidada. Pilar también nació artesana, con un deje dulce y tímido al hablar, pero también con la necesaria terquedad para defender sus conocimientos, pasiones y vocaciones ante los que no sabían apreciar el valor de sus creaciones o su altura de miras para ver negocios, arte y belleza donde otros todavía sólo veían pueblo y campo. Eran los años 80 y el concepto de “turismo rural” apenas empezaba a sonar, pero sobre todo, la Historia de nuestro país, profundamente centralista y despreciativo con el mundo rural, no permitía a los habitantes de verdaderos paraísos naturales como Taramundi (Asturias), apreciar el patrimonio en el que vivían y mucho menos esperar que los urbanitas tuvieran el menor interés por dejar atrás sus ciudades y perderse en casas sencillas perdidas entre montes y vacas. Gracias a un viaje a la zona rural francesa organizado por el gobierno del Principado de Asturias, Pilar pudo constatar in situ que nuestros vecinos pagaban por vivir unos días en casas como la suya y la idea ya no se le iría nunca de la cabeza. Aunque algunos en su entorno no dejaran de acusarla de albergar demasiados pájaros en ella. La contundencia de los maderos del telar, los fuertes golpes que marcan el avance de la tarea, los brazos y piernas de Pilar  efectuando una danza en torno a unos hilos… La sala diáfana albergando el mundo de Pilar: telares, máquinas de coser, cerámicas, pinturas, mermeladas… No quería más espacios...

Inicio

“Se ha quitado importancia a la alimentación adrede. Ahora todo es cuanto más rápido y barato, mejor” Eva Tordesillas es licenciada en biología, originaria de Santander y de una familia urbanita. Pero ahora también es propietaria de una huerta ecológica en Ampuero. Junto a su pareja dio el paso de trasladarse al medio rural por el difícil panorama laboral, pero también por una profundo compromiso con la preservación del medio ambiente, los usos tradicionales del campesinado y la conservación de las especies autóctonas. Seguir leyendo. “Pones la televisión y lo que ves es un mundo que sólo existe en el medio urbano” María José es licenciada en turismo y educación especial. Se dedica a su huerta y panadería ecológicas, a coordinar un banco de semillas autóctonas, a gestionar un albergue así como a dinamizar la Universidad Rural Paulo Freire de Amayuelas, un municipio que desarrolla un revolucionario proyecto ecológico. Seguir leyendo. “No es fácil emigrar ni emprender, pero no es imposible” Nieves Tamés es hija de emigrantes españoles que se fueron a Venezuela en los años 60. Ahora ha sido ella la que ha migrado a España para abrirse nuevos horizontes. Se encontró con la barrera de la desconfianza por ser extranjera, mujer y joven. Le sorprendió el carácter cerrado y frío, cuando ella, por origen y formación, se sentía más cercana a la cultura española que a la Venezolana. Lo que Benedetti llamó el “desexilio“, el terminar no sintiéndose ni de aquí ni de allá. Seguir leyendo.   “Mis pollos no están hechos para alimentar este sistema, sino para combatirlo” “Hay una cosa que me machaca todos los días y es intentar no...